miércoles, 21 de abril de 2010

A la deriva

Una de las cosas que más me gustan del verano es darme un bañito en la piscina o en la playa, si tengo ocasión. Me encanta poder burlar el calor con un buen chapuzón. Es tan refrescante... y tan asqueroso...
Ya os imaginaréis por qué lo digo, ¿verdad?

Lo cierto es que no motiva mucho estar nadando tranquilamente en la piscina y estar a punto de tragarte una tirita con su correspondiente costra, de algún/a desgraciado/a, que flota a la deriva.

Deberían explicar a todas aquellas personas que compren tiritas, que en contacto con el agua, estas se despegan y se van a vivir su vida, asqueando y atragantando al personal.

Además, si nos paramos a pensar un momento, nos daremos cuenta que estas situaciones siempre tienen lugar. SIEMPRE. Parece que en las piscinas tienen contratadas a varias personas para que cada día depositen una tirita usada en cada piscina, porque sino parece que les falta algo.

Malditos/as... como pille a alguno/a le pongo un esparadrapo en los huevos...

Eso en las piscinas, asi que imaginaos lo que os podréis a llegar a encontrar en el mar... pero no voy a entrar en eso, porque sino no acabo nunca.
Asi que ahí queda esta asquerosa protesta.

jueves, 15 de abril de 2010

Ring!!! Ring!!!

El teléfono es un medio de comunicación a través del cual se transmite a distancia el sonido como señal electromagnética. Vamos que sirve para comunicarse con otras personas aunque se encuentren a cientos de kilómetros, por lo que es un invento que revolucionó la comunicación.

Pero no vamos a ponernos a alabar a este artefacto por ello, sino todo lo contrario.
Y es que el teléfono es uno de los inventos que más daño ha hecho a la humanidad.
Os preguntaréis por qué. Es obvio.
¿O es que vosotr@s no recibís esas "maravillosas" llamadas a cualquier hora del día, cortesía de empresas como Jazztel, Vodafone, Telefónica, Tele2, y un largo etc.?
Me imagino que vuestra respuesta será algo similar a la que me estoy imaginando (asentimiento, ojos entornados y el puño amenazante en alto, maldiciendo). Si por el contrario la respuesta es negativa, me quedaré boquiabierta, porque la verdad me cuesta creer algo así.

Si esta es vuestra situación os felicito y me plantearé tirar el fijo y el móvil por la ventana para ser tan feliz como vosotr@s, respecto a este tema, porque la verdad es que recibir llamadas todo el día a cualquier hora es desesperante a la par que irritante.
Y además opino sinceramente que estas prácticas de acoso telefónico provocan que las personas se vuelvan violentas y agresivas.
De hecho ha habido varios casos de lanzamiento de objetos de todo tipo, al primer blanco que se presentaba, debido a los ataques de ira que suelen provocar estas llamadas.

Creo que deberían prohibirse a estas empresas llamar por teléfono de forma tan masiva. ¿¿¿A caso no es suficiente con la propaganda que recibimos vía Internet, radio, televisión, panfletos, etc.???
Ya nos sale por las orejas tanta oferta, pero ¡qué más da! Parece que tienen tan poco trabajo que encargan a sus empleados/as para divertirse y pasar el tiempo. O directamente para tocar las narices.

Seguro que si nos ponemos a leer en sentido inverso los eslóganes con los que hacen propaganda de sus productos, pondrá algo en plan: ¡Vamos a joder a estos idiotas!, en élfico.

(Bueno, esto es empezar a desvariar, pero si se diese el caso, no me extrañaría nada.)

Creo que ha llegado el momento de contraatacar.
Si tenéis alguna idea en mente, que sepáis que se aceptan sugerencias.
Yo ya tengo alguna en mente...


jueves, 8 de abril de 2010

Locomotoras humanas

Este post va dirigido a l@s fumadores/as. Inseparables amig@s del "pitillo", como quien dice.

Pues sin rodeos: Me tocáis la moral.
Os preguntaréis por qué, si no habéis hecho nada malo (espero) y si ni siquiera nos conocemos.
Pues tranquilos que como siempre he preparado una buena chapa que meteros.
Ahí va.

Como cada mañana, supongo que os levantáis y vais a por el cigarrito matutino, independientemente de si os lo fumáis antes o después del desayuno.
Hasta aquí todo bien.

Debo de abrir un paréntesis para decir que a mi lo que me molesta no es que fuméis. Cada un@ es mayorcit@ para saber como quiere destrozarse a sí mism@ poco a poco. Además l@s no fumadores/as también tenemos otros vicios, así que esta crítica no es por el hecho de fumar en sí. Que quede claro.
Cierro paréntesis.

Pues bien. El problema llega cuando decidís fumaros el pitillo al salir a la calle. Repito que cada cual es libre de hacer lo que guste, pero que sepáis que me jode bastante, al igual que a mucha más gente, el hecho de tragarme la mierda que brota de vuestros pulmones. Sobretodo si es por la mañana.
¡Es como si estuviese caminando detrás de una jodida locomotora a vapor!
 Realmente dan ganas de coger al fumador/a de turno y apagarle el puñetero cigarrito el un ojo. Posteriormente se podría proceder a vomitar con mucho "cariño" el contenido de nuestros estómagos sobre su cara, como muestra de agradecimiento por su "detalle" de ahumarnos con tanta dedicación.

Estoy planteándome seriamente ponerlo en práctica...

Saludos.